Lynn Holland creció en una ciudad rural de Vermont que comparte frontera con Quebec. Siendo estudiante, pasó un verano en Nicaragua y recorrió un campamento de refugiados salvadoreños mientras se desarrollaba la guerra civil en 1980. A su regreso, se involucró en el DJPC y comenzó a alzar la voz y a escribir sobre asuntos de derechos humanos derivados de la guerra y regímenes autoritarios en América Central. Después de muchos años de pausa mientras criaba a sus dos hijos y enseñaba en la Universidad de Denver, DJPC le dio la bienvenida en la década del 2000. Desde entonces, ha viajado con delegaciones de DJPC a Honduras, Perú y Chiapas, México, donde aprendió sobre los estragos en la salud humana, la vida comunitaria y el entorno natural causado por la minería de metales. Lynn ha sido miembro de la Junta desde Enero de 2017. Como parte de la Junta, ha ayudado a coordinar la delegación de derechos humanos de Chiapas, ha colaborado con la recaudación de fondos y escrito con frecuencia sobre los impactos de la minería en las áreas rurales y los peligros de gobiernos autoritarios en América Latina. Su objetivo como miembro de la junta es amplificar las voces de quienes luchan por comunidades más seguras y saludables y el derecho de expresarse abiertamente en sus propios países. Esto se logra compartiendo sus historias aquí en los EUA, educando sobre los daños causados ??por la minería y otros proyectos comerciales, presentando oradores, apelando a nuestros representantes y agencias de la ONU, y haciendo un llamado al cese del autoritarismo y la represión militar. Lynn ha enseñado Estudios Internacionales en la Escuela Josef Korbel de Estudios Internacionales en la Universidad de Denver durante 14 años. Anteriormente enseñó ciencias políticas durante varios años en la Universidad de Colorado en Denver. Como profesora de estudios internacionales, Lynn se encuentra en una buena posición para investigar, escribir y presentar sobre los temas en los que DJPC está involucrado. También se ha desempeñado como testigo experta en casos de asilo que involucran personas de México y Honduras. Lynn pasó sus primeros años en Vermont, asistió a la universidad y se graduó en California y crio a sus dos hijos en el área de Denver. Su esposo de muchos años es nativo de Colorado. Tiene dos perros que ladran advertencias de peligro y sirve como su entrenadora personal.

Share: